RINCON
HISTORIA


Menú Jeroglíficos

Inicio Egipto
Introducción

Jeroglificos que parecen:
Figuras Humanas
Partes de Personas
Animales
Partes de Animales
Indefinibles

Jeroglíficos

La palabra "Jeroglífico" tiene su origen en las palabras griegas ἱερός (hierós) = sagrado y γλύφειν (glýphein) = cincelar o grabar.

Los egipcios llamaban a su sistema de escritura: mdw.w nṯr «Las palabras del dios».

Tan solo los sacerdotes, los miembros de la realeza, los altos cargos, y los escribas, conocían el arte de leer y escribir.

La escritura jeroglífica era utilizada principalmente para inscripciones oficiales en las paredes de templos y tumbas.

Con el tiempo evolucionó hacia formas más simples, como el hierático, una variante más cursiva que se podía pintar en papiros o placas de barro, y aún más tarde y debido a la creciente influencia griega en el Cercano Oriente, la escritura evolucionó hacia el demótico, fase en la que los jeroglíficos primigenios figuran bastante estilizados, produciéndose la inclusión de algunos signos griegos en la escritura.

Durante los más de tres milenios en los que fueron usados, los egipcios inventaron cerca de 6.900 signos. Un texto escrito en las épocas dinásticas no contenía más de 700 signos, pero hacia el final de esta civilización ya eran usados varios miles de jeroglíficos, lo que complicaba mucho su conocimiento; siendo este uno de los factores que tornaron poco práctico su uso. Justiniano I prohibió los antiguos cultos en Egipto, causando su desaparición.